Martes, 03 de octubre de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 13:19  | PARA PENSAR
Comentarios (0)  | Enviar
Mariana se puso toda feliz por haber ganado de regalo un juego de t? de color azul.

Al d?a siguiente, Julia, su amiguita, vino bien temprano a invitarla a jugar.

Mariana no pod?a pues saldr?a con su madre aquella ma?ana.

Julia entonces pidi? a Mariana que le prestara su juego de t? para que ella pudiera jugar sola en el jard?n del edificio en que viv?an.

Ella no quer?a prestar su flamante regalo pero ante la insistencia de la amiga decidi?, hacer hincapi? en el cuidado de aquel juguete tan especial.


Al volver del paseo, Mariana se qued? pasmada al ver su juego de t? tirado al suelo.

Faltaban algunas tazas y la bandeja estaba rota.

Llorando y muy molesta Mariana se desahog? con su mam? "?ves mam? lo que hizo Julia conmigo?

Le prest? mi juguete y ella lo descuid? todo y lo dej? tirado en el suelo".

Totalmente descontrolada Mariana quer?a ir a la casa de Julia a pedir explicaciones, pero su madre cari?osamente le dijo:

"Hijita, ?te acuerdas de aquel d?a cuando saliste con tu vestido nuevo todo blanco y un coche que pasaba te salpic? de lodo tu ropa?

Al llegar a casa quer?as lavar inmediatamente el vestido pero tu abuelita no te dej?.

?Recuerdas lo que dijo tu abuela?

Ella dijo que hab?a que dejar que el barro se secara, porque despu?s ser?a m?s f?cil quitar la mancha.

As? es hijita, con la ira es lo mismo, deja la ira secarse primero, despu?s es mucho m?s f?cil resolver todo".

Mariana no entend?a todo muy bien, pero decidi? seguir el consejo de su madre y fue a ver el televisor.

Un rato despu?s son? el timbre de la puerta...

Era Julia, con una caja en las manos y sin mas pre?mbulo ella dijo:

"Mariana, ?recuerdas al ni?o malcriado de la otra calle, el que a menudo nos molesta?

?l vino para jugar conmigo y no lo dej? porque cre? que no cuidar?a tu juego de t? pero el se enoj? y destruy? el regalo que me hab?as prestado.

Cuando le cont? a mi madre ella preocupada me llev? a comprar otro igualito, para ti.

?Espero que no est?s enojada conmigo. No fue mi culpa!"

"?No hay problema!, dijo Mariana, mi ira ya sec?!

Y dando un fuerte abrazo a su amiga, la tom? de la mano y la llev? a su cuarto para contarle la historia del vestido nuevo que se hab?a ensuciado de lodo".

"Nunca reacciones mientras sientas ira.

La ira nos ciega e impide que veamos las cosas como ellas realmente son.

As? evitar?s cometer injusticias y ganar?s el respeto de los dem?s por tu posici?n ponderada y correcta delante de una situaci?n dif?cil"

Acu?rdate siempre:

? Deja la ira secar !
(IGNORO EL AUTOR)

Comentarios