Jueves, 25 de mayo de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 23:38  | PARA PENSAR
Comentarios (1)  | Enviar
" A trav?s de esos libros escucho las voces de los que lograron lo que se propusieron"

Los ?ngeles nunca dicen "?Hola!"

Mi abuela siempre me hablaba de los ?ngeles. Dec?a que ven?an a golpear la puerta de nuestros corazones para transmitirnos un mensaje.

Yo los ve?a en mi mente con una gran bolsa de correspondencia colgada entre las alas y una gorra de cartero puesta al descuido en la cabeza.
Me preguntaba si las estampillas de sus cartas dir?an "Expreso Cielo".

-Es in?til esperar que el ?ngel abra tu puerta -me explicaba la abuela-.
Mira, la puerta de tu coraz?n tiene una sola cerradura. Un solo picaporte. Est?n del lado de adentro. Tu lado. Debes escuchar al ?ngel, desenganchar el cerrojo y abrir la puerta.

Me encantaba esa historia y le ped?a una y otra vez que me dijera qu? hac?a luego el ?ngel.

-El ?ngel nunca dice "?Hola!".

Sales, recibes el mensaje y el ?ngel te da las instrucciones:
-"?Lev?ntate y anda!".

Despu?s se va volando. Entrar en acci?n es responsabilidad tuya.

Cuando me entrevistan en los medios, muchas veces me preguntan c?mo hice para crear varias empresas internacionales sin tener una formaci?n universitaria, de a pie, llevando a mis hijos en un cochecito desvencijado con una rueda que se sal?a todo el tiempo.

En primer lugar, les digo a los entrevistadores que leo como m?nimo seis libros por semana, y lo he hecho desde que aprend? a leer.

A trav?s de esos libros escucho las voces de los que lograron lo que se propusieron.

Luego, explico que cada vez que oigo llamar a una ?ngel a mi puerta, en seguida le abro.
Los mensajes del ?ngel tienen que ver con nuevas ideas comerciales, libros para escribir y soluciones maravillosas a los problemas que se me presentan en mi carrera y mi vida personal.

Me llega con mucha frecuencia un torrente interminable de ideas.
Sin embargo, hubo un tiempo en que no llamaron a mi puerta.

Fue cuando mi hija Lilly, result? gravemente herida en un accidente. Estaba jugando en un elevador de carga que su padre hab?a alquilado con el objeto de mover fardos para nuestros caballos. Lilly y dos chicos vecinos le hab?an pedido que los dejara ir montados en el elevador cuando ?l iba a devolverlo. Al bajar por una pendiente, se rompi? la direcci?n del cami?n que los llevaba.
Su padre estuvo a punto de perder un brazo tratando de mantener el veh?culo en el camino antes de que volcara.
La chiquita vecina se rompi? el brazo. El padre de Lilly qued? inconsciente.

Lilly qued? atrapada boca abajo con el enorme peso del elevador sobre la mano izquierda.
Se derram? combustible sobre su muslo.
El combustible arde aunque no est? encendido. El otro ni?o que iba con ellos sali? ileso y actu? r?pidamente. Corr?o a detener el tr?fico.

Llevamos de inmediato a Lilly al Hospital Ortop?dico, donde le hicieron una serie de operaciones en las que le iban amputando cada vez una parte mayor de la mano. Me dec?an que cuando un miembro humano se desprende, a veces se lo puede volver a coser, pero no si est? roto o aplastado.

Lilly hab?a empezado a tomar clases de piano. Como soy escritora, ten?a grandes expectativas de que al a?o siguiente tomara clases de dactilograf?a.

En esa ?poca me apartaba para llorar a solas, pues no quer?a que los dem?s me vieran. No pod?a parar.
Ve?a que no pod?a concentrarme para leer. Ning?n ?ngel llamaba a mi puerta. Hab?a un silencio denso en mi coraz?n.
Pensaba constantemente en todas las cosas que Lilly nunca har?a, a causa de su terrible accidente.

Pensaba una y otra vez:
"?Nunca podr? escribir a m?quina! Nunca. Nunca".

Dejamos su bolso en la habitaci?n del hospital y de pronto nos volvimos porque una adolescente en la cama de al lado nos dijo con voz en?rgica:

"?Los estaba esperando! Salgan al pasillo ya mismo, tercera habitaci?n a la izquierda. Hay un muchacho que se lastim? en un accidente de moto. Vayan all? y lev?ntenle el ?nimo, ?ahora mismo!".

Hablaba como un mariscal de campo. Obedecimos al instante. Fuimos a ver al muchacho, lo alentamos y luego volvimos a la habitaci?n de Lilly.
Por primera vez, not? que esta jovencita poco com?n estaba muy encorvada.

-?Qui?n eres? -pregunt?.

-Me llamo Tony Daniels -sonri?.
Voy a la escuela secundaria diferencial. ?Esta vez los m?dicos van a hacerme dos cent?metros y medio m?s alta! Tuve polio, ?sabe? Me han hecho muchas operaciones.

Ten?a el carisma y la fuerza de un teniente general. No pude evitar que las palabras brotaran de mi boca.

-Pero t? no eres discapacitada - dije de golpe.

-Oh, s?, tiene raz?n -respondi?, mir?ndome de reojo- En el colegio nos ense?an que no somos discapacitados en tanto podamos ayudar a alguien.

Pero si conociera a mi compa?era de clase, que nos da la clase de dactilograf?a, podr?a pensar que es discapacitada, porque naci? sin brazos ni piernas.

Pero nos ayuda ense??ndonos a escribir a m?quina con una varita entre los dientes.
?Bang! De repente, lo o?: el ruido de golpes, empujones y gritos en la puerta de mi coraz?n.

Sal? del cuarto y corr? por el pasillo hasta encontrar un tel?fono. Llam? a IBM y ped? que me comunicaran con el gerente. Le dije que mi hija hab?a perdido pr?cticamente toda su mano derecha y le pregunt? si ten?an diagramas de teclado para una sola mano.

-S? -repondi?-. Tenemos diagramas para mano derecha, mano izquierda, modelos que muestran c?mo usar los pies para escribir con pedales y hasta con una varilla entre los dientes. Los folletos son gratuitos. ?Ad?nde quiere que se los mande?

Cuando finalmente Lilly pudo volver al colegio, llev? conmigo los folletos con los diagramas de dactilograf?a para una sola mano. Todav?a ten?a la mano y el brazo enyesados con grandes vendajes.

Le pregunt? al director si, pese a lo peque?a que era, Lilly pod?a tomar clases de dactilograf?a en vez de gimnasia.

Me dijo que nunca se hab?a hecho y que tal vez el profesor de dactilograf?a no quisiera problemas suplementarios, pero que de todos modos pod?a preguntarle.

Cuando entr? en la clase de dactilograf?a not? enseguida que en las paredes hab?a carteles con citas de Florence Nightingale, Ben Franklin, Ralph Waldo Emerson y Winston Churchill.

Respir? hondo pues me di cuenta de que estaba en el lugar indicado.

El profesor me explic? que nunca hab?a ense?ado a escribir a m?quina con una mano, pero que trabajar?a con Lilly durante la pausa del almuerzo.

-Aprenderemos a escribir con una mano los dos juntos.

Muy pronto Lilly escribir?a a m?quina todos sus deberes de la clase de ingl?s.

Su profesor de ingl?s de ese a?o hab?a tenido polio. El brazo derecho le colgaba inerte a un costado.

-Tu madre te mima demasiado, Lilly-la reprendi?-. Tienes la mano derecha bien. Debes hacer tus tareas sola.

-Oh, no, se?or -le sonri? Lilly-. Escribo hasta cincuenta palabras por minuto con una mano.

Trabajo con un diagrama especial de IBM para una sola mano. El profesor de ingl?s se sent? y le dijo lentamente:

-Mi sue?o ha sido siempre poder escribir a m?quina.
-Venga a la hora del almuerzo. Al dorso de mi diagrama est? el de la otra mano. ?Se lo ense?ar?! -le propuso Lilly.

Despu?s de la primera clase conjunta a la hora del almuerzo, Lilly vino y me dijo: Mam?, Tony Daniels ten?a raz?n. Ya no soy discapacitada, porque estoy ayudando a alguien a realizar su sue?o".

En la actualidad, Lilly es autora de dos libros reconocidos a nivel internacional.

Le ense?? a todo el personal de nuestra oficina a usar nuestras computadoras con el mouse a la izquierda, porque de ese lado lo hace mover ella con el dedo que le qued? y el mu??n del pulgar.

Shhh. ?Escucha! ?Oyes los llamados? ?Gira el picaporte! ?Abre la puerta!

Por favor, piensa en m? y recuerda: Los ?ngeles nunca dicen "?Hola!". Su saludo es siemrpre: "Lev?ntate y anda!".

Dottie Walters

Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 14 de septiembre de 2011 | 12:51

Muchas gracias por publibar esta historia, nos ayuda muchisisismo a seguir adelante. Gracias!!!!!!!!!!!