Viernes, 14 de abril de 2006
Quieres conocerte a ti mismo en profundidad; no siempre lo consigues. Pretendes llegar a conocer a los dem?s con acierto; tambi?n sueles equivocarte con frecuencia.
Yo te dir? por qu?: no podr?s llegar a comprender a los otros, si primero no te conoces a ti mismo y te comprendes; y no te comprender?s a ti mismo si no te esfuerzas por comprender y aceptar a los otros; hay en esto algo as? como una simbiosis enriquecedora.
Pero piensa que a ti mismo puedes llegar a conocerte con m o menos adecuado conocimiento; mas ser? muy dif?cil que llegues a conocer de ese modo a los dem?s, por la sencilla raz?n de que ellos no son t? y t? no eres ellos. Siempre hay una intimidad reservada para el propio yo, que no es dable violar a nadie.
De todo esto debes deducir que nunca debes juzgar a nadie; que siempre has de suponer en todos rectitud de intenci?n y bondad de voluntad; no temas, aun cuando te equivoques, no errar?s.

?La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se en es decorosa; no busca su inter?s; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta? (1 Cor. 13, 4-7). Hermoso test para un acto de introspecci?n.
Comentarios