Jueves, 13 de abril de 2006
Un hombre sin ideal da l?stima. Fracasar? en su estudio, en su trabajo, en su acci?n; el ideal es una ilusi?n; no tener ideal es no tener ilusi?n en la vida; y no tener ilusi?n es estar desilusionado; y por cierto que debe ser cosa muy triste vivir desilusionado.
Pero no basta que cada uno de nosotros tenga un ideal para su vida; es preciso agruparnos, que cada con junto de personas tenga un ideal com?n a todos. De lo contrario, cada uno buscar? su ideal personal de un modo aislado y prescindente.
Si cada uno tiene su ideal prescindente del de los dem?s, ser? una pieza, pero una pieza que no sabr? c?mo encaja con las otras; pasar? toda su vida en el estudio y an?lisis de las piezas sueltas; quiz? al t?rmino de su vida pueda alcanzar a ver c?mo encajaban todas las piezas; es mejor verlo cuanto antes, a fin de gozar de la satisfacci?n de sentirse ?til al conjunto; el aislamiento de las piezas las inutiliza; la trabaz?n de las mismas las perfecciona.

?Si sufre un miembro, todos los dem?s sufren con ?l; si un miembro es honrado, todos los dem?s toman parte de su gozo? (1 Cor. 12, 26). El inter?s de todos es el inter?s de cada uno, y el de cada uno es de todos. Todos para cada uno, y cada uno para todos; nada humano es ajeno a nosotros; doloroso o gozoso, todo lo que un hombre sufre o goza en cualquier parte del mundo, es algo que nos debe tocar en lo m?s ?ntimo
Comentarios