Jueves, 13 de abril de 2006
Con un ideal en tu vida, te sentir?s m?s feliz y ?pisar?s m?s fuerte en tu vida?.
Un ideal que polarice todos tus esfuerzos y tus pensamientos; un ideal que oriente todas tus acciones; un ideal que sea el palo mayor de la nave de tu vida.
El ideal, aunque no llegues nunca a conseguirlo, siempre te har? bien; al fin y al cabo, en eso consiste el ideal: en tender siempre hacia adelante; un ideal que se consigue, ya deja de ser ideal y debe ceder el puesto a otro verdadero ideal a?n no conseguido.
El hombre sin ideal es viajero sin br?jula; unos hombres sin ideal son un reba?o sin pastor y sin camino; perder el ideal es perder el rumbo, y perder el rumbo es exponerse a desastres, a p?rdida de tiempo y de esfuerzos, a toparse en ?ltima instancia con la desilusi?n; es exponerse a que el cansancio se apodere de la vida y entonces la vida ya no tiene sentido ni aliciente; va no se ve por qu? seguir adelante, ni para qu?

Tu ideal como cristiano tiene que ser la Vida de la gracia; cumplir la misi?n del Maestro Jes?s, que dice: ?Vine para que tengan Vida y la tengan en abundancia?? (Jn. 10,10).
Comentarios