Jueves, 23 de marzo de 2006
T? no puedes prescindir de nadie y nadie puede prescindir de ti; t? est?s para todos y todos est?n para ti; nadie puede sufrir sin que t? sufras; nadie puede ser feliz sin que t? sientas alegr?a.
Piensa lo que ser?as t? si nadie te hiciera bien; ?y luego piensa lo que ser?an los dem?s si t? no les haces bien. Hay una intercomunicaci?n entre todos los hombres: nadie puede prescindir de nadie, nadie es mol?cula aislada, todos somos, m?s bien, miembros de un mismo Cuerpo.
Y un miembro debe vivir con y para los otros miembros; no vivir ?con? los otros miembros es secarse, condenarse a la muerte; no vivir ?para? los otros miembros es ser par?sito, es vivir ?de?? ellos, sin de volverles algo al menos de lo que de ellos recibimos; es ser ego?sta, y t? no puedes permitirte descender tan bajo.

?No imites ?o malo, sino lo bueno; el que obra el bien, es de Dios; el que obra el mal, no ha visto a Dios? (II Juan 1, 11). Haciendo el bien no solamente lo hacemos para nosotros, sino tambi?n para los dem?s; y haciendo el bien a los dem?s nos lo hacemos tambi?n a nosotros.
?Me voy con paz en el alma,
me voy con la gracia en m?.

Comentarios