Martes, 14 de marzo de 2006
No caigas en el error de sincerarte y aprobarte a ti mismo diciendo que t? ?eres as?; m?s bien estudia c?mo debes ser y esfu?rzate por llegar a serlo.
Cambia el ?soy as? por el ?tengo que ser as?. Eres ?as?; pero, ?est?s seguro de que debes ser as?? ?Te juzgas ya tan perfecto, que no tienes por qu? cambiar? ?Piensas que los que no son ?as?, como eres t?, no son tan buenos como t?? ?Por qu? ellos deben cambiar su modo de ser y t? debes seguir siendo como eres?
Hay en ti un complejo de superioridad y, en cambio, juzgas a los otros con criterio de inferioridad. ?Piensas de ti con un convencimiento de perfeccionismo y autosuficiencia y miras a los dem?s con des precio o al menos subestimaci?n!

No basta que sirvamos a Dios; es preciso que cada d?a lo hagamos con mayor perfecci?n; ya a Abraham Dios le hab?a trazado la senda: ?Anda en mi presencia y s? perfecto? (G?n. 17, 1). ?Hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a] estado de hombre perfecto, a la madurez de la plenitud de Cristo? (Ef. 4, 13).
Comentarios