Jueves, 23 de febrero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 16:00  | FABULAS
Comentarios (0)  | Enviar
Arando estaba el buey, y a poco trecho la cigarra, cantando, le dec?a:
? ay! ?Qu? surco tan torcido has hecho!? Pero ?l la respondi?: ?Se?ora m?a, si no estuviera lo dem?s derecho, usted no conociera lo torcido. Calle, pues, la haragana reparona; que a mi amo sirvo bien, y ?l me perdona entre tantos aciertos un descuido.? ?Miren qui?n hizo a qui?n cargo tan f?til! ?Una cigarra al animal m?s ?til! Mas, ? si me habr? entendido el que a tachar se atreve en obras grandes un defecto leve?

S?lo los tontos y envidiosos critican los peque?os defectos de las grandes obras.

(Iriarte)

Comentarios