S?bado, 18 de febrero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 16:00  | FABULAS
Comentarios (1)  | Enviar
Un feliz rat?n estaba sentado a la orilla de una charca, cuando asom? la cabeza una astuta rana que lo invit? a visitar sus dominios. El rat?n dud? un poco, pero ella supo convencerlo. Le dar?a, dijo, no s?lo una exquisita comida sino que podr?a ver con sus propios ojos todas las maravillas que encerraba la charca.
? No lo pienses m?s ? agreg? la rana ?. ?Un d?a te alegrar?s de poder contar todo lo que has visto a tus nietos!
El rat?n se decidi? pero necesitaba ayuda para andar por el agua. Desde luego, la rana se ofreci? en seguida. At? la pata del rat?n a la suya y lo arrastr? al fondo del estanque. Entonces advirti? el rat?n el peligro, mas ya era demasiado tarde y por mucho que suplic?, la rana sigui? su camino. Pero desde lo alto los vio un milano, y pensando en lo bien que le ven?a aquella presa, se lanz? sobre ellos. Como ten?an las patas atadas, se llev? juntos al rat?n y a la rana para devorarlos.

El da?o que alguna vez se quiere hacer a los dem?s, cae siempre sobre uno mismo.

(La Fontaine)

Comentarios
Publicado por loca
Domingo, 26 de septiembre de 2010 | 14:49
porfabor pongan imajenes!!