S?bado, 11 de febrero de 2006
En el calendario encontramos, con bastante frecuencia, alg?n d?a denominado D?a del padre, de la madre, del maestro, del abuelo, del empleado y cien m?s...
Y eso est? muy bien, porque con ello pretendemos demostrar el amor que tenemos a esas personas y la admiraci?n y el reconocimiento por sus servicios y sus funciones, ya en el ?mbito del hogar, ya de la sociedad.
Pero, ?has pensado alguna vez que hay Alguien al que debemos dedicar tambi?n un d?a? Nuestro Padre Dios.
Porque el tambi?n tiene muchas, much?simas razones para reclamar nuestra gratitud y nuestro amor.
Y si en el d?a de la madre, del padre, etc... les decimos a guisa de saludo: ?Te quiero, te amo?, ?por qu? no dec?rselo tambi?n al Se?or con la misma sinceridad? ?Quieres saber cu?l es el d?a del Se?or? Es el domingo; no dejes de decirle cada domingo: ?Se?or, te amo, porque eres mi Padre y me siento orgulloso de ser tu hijo?.

?Padre nuestro, que est?s en ?os cielos, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu reino, h?gase tu voluntad as? en la tierra como en el cielo? (Mt. 6, 9-13).
Vamos a vivir en gracia,
hasta terminar la vida.

Comentarios