Lunes, 13 de febrero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 16:00  | FABULAS
Comentarios (2)  | Enviar
Todo el d?a cantaba el zapatero acompa?ando el claveteo de los zapatos que compon?a. Su voz sub?a o bajaba, seg?n el ritmo de la canci?n, pero siempre con notas alegres que revelaban que el remend?n era un hombre feliz.
Junto a su casa viv?a un poderoso banquero, un gran se?or lleno de oro y de preocupaciones que muchas veces le imped?an dormir. Por supuesto, jam?s cantaba. En m?s de una oportunidad envidi? al zapatero su dichosa canci?n.
? Ojal? ? dec?a ?, vendieran el sue?o en el mercado, as? con mi oro podr?a comprarlo.
Una ma?ana en que se levant? muy cansado por no dormir, mand? llamar al zapatero y le pregunt? cu?nto ganaba al a?o.
El zapatero escuch? muy sorprendido. ?Al a?o! Jam?s se le hab?a ocurrido pensarlo. Sab?a cu?nto ganaba cada d?a; unas veces m?s, otras menos, nunca demasiado.
? Y desgraciadamente agreg? ?, los feriados son mi ruina, porque no vienen clientes. En fin, se?or, que mis centavos no son muchos al terminar la jornada, pero cada d?a trae su pan y a m? me basta.
Simpatiz? el banquero con el remend?n y le caus? gracia la sencilla franqueza con que le respond?a. Para recompensarle el buen momento que le hab?a hecho pasar, le regal? una bolsa llena de monedas de oro.
?Esto es para ti. Gu?rdalo para cuando lo necesites.
Muy agradecido y loco de contento volvi? el zapatero a su pobre vivienda. Nunca hab?a visto tanto dinero junto, y temiendo por su tesoro, lo escondi?, enterr?ndolo en su jardincito.
Pero desde aquel d?a ya no cant? m?s. Parec?a que con su tesoro de monedas de oro hab?a enterrado tambi?n aquella alegr?a que era la envidia de su vecino, el poderoso banquero que pasaba las noches en vela y lleno de preocupaciones. Ahora ?l tampoco dorm?a. Tem?a que le robasen el dinero que hab?a escondido. Manten?a el o?do alerta al menor ruido y sus noches eran largas y llenas de sobresalto. Por eso de d?a sus ojos cansados le dol?an al trabajar y ya no le que daban ganas de cantar sus viejas canciones. Por fin no pudo m?s. Tom? su tesoro, corri? a casa del banquero y se lo entreg? sin m?s.
? ?No lo quiero ? le dijo ?. Prefiero, a cambio de esto, mi sue?o tranquilo y el canto de mi alegr?a.

La riqueza suele ser una carga pesada que no trae felicidad.

(La Fontaine)

Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 12 de junio de 2009 | 16:22
esta fabula es muy bonita me toco dicertarla para lenguage yes bkn bakan es linda yo prefiero ser felis y estar cont enta que preocupa da sin dormir y todo eso .................
linda fabula
Publicado por Invitado
Martes, 04 de octubre de 2011 | 12:41

ESTA  MUY  BONITA