Domingo, 12 de febrero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 16:00  | FABULAS
Comentarios (1)  | Enviar
Una poderosa soberana de la India sali? de viaje para visitar un reino vecino. Para ello mont? sobre uno de los valiosos elefantes que pose?a.
Se instal? entre tapices, y llev? tambi?n consigo a su perro, su gato, su loro, su dama de compa??a, regalos para el rey a quien iba a visitar, y mil cosas m?s que cab?an perfectamente sobre el amplio lomo del elefante.
Emprendi? el camino la soberana con tan grande equipaje y comitiva. Atravesaron la ciudad y salieron al campo. Y sucedi? que un ratoncito diminuto e insignificante que estaba al borde del camino, vio pasar al elefante as? cargado. Entonces el ratoncito se dijo:
? No acabo de entender por qu? los hombres dan tanto valor a estos animales. Como si el tener un cuerpo inmenso fuera tan importante, cuando en realidad todo eso no sirve sino para ocupar demasiado sitio. En cuanto a m? y a todos los dem?s ratones, no nos consideramos menos que ning?n elefante.
No acababa de decirlo cuando el gato de la reina salt? desde el palanqu?n y no pas? mucho tiempo antes de que el ratoncito compren diera que era muy distinto ser un rat?n o un elefante.

La envidia hace que nos equivoquemos al juzgarnos a nosotros mismos y a los dem?s.

(La Fontaine)

Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 30 de agosto de 2007 | 19:59
exelente fabula de jean de la font