S?bado, 11 de febrero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 16:00  | FABULAS
Comentarios (0)  | Enviar
Un labrador sali? de paseo llevando consigo a su asno y a su perro. Anduvieron mucho tiempo y sinti?ndose cansado el amo, se arrim? a un ?rbol y all? se qued? dormido. Los dos animalitos se vieron entonces en libertad de hacer cuanto quisieran.
Era mediod?a y sintieron hambre. El asno se puso tranquilamente a comer el pasto que crec?a en abundancia en aquel prado. El perro, entretanto, no hallando ni un hueso para roer, se acerc? al asno y le dijo:
?Amigo, yo tambi?n tengo hambre, pero no hay aqu? nada que pueda servirme para aplacarlo. ?Quieres tener la bondad de agacharte, de modo que pueda sacar un poco de comida del canasto de las provisiones que el amo carg? sobre tu lomo?
Pero el asno estaba muy ocupado en su propio almuerzo. ?Qu? se hab?a cre?do el perro? No pod?a distraerse un momento, porque al hacerlo, perder?a aunque fuera s?lo un instante, el placer de su exquisito banquete. De manera que prefiri? simular que no hab?a o?do palabra.
? ?No me escuchas? ? repiti? el perro ?. Te pido que me dejes alcanzar un poco la comida. ?Ag?chate, por favor!
El asno no volvi? siquiera la cabeza y sigui? mordisqueando el pasto. ?Vaya perrito molesto! Por lo visto, no pensaba dejarlo en paz ni un segundo. Lo mejor era no responderle. Con eso se cansar?a y acabar?a por echarse a dormir en cualquier parte.
Varias veces se repiti? la misma escena. Hasta que por fin el asno no pudiendo seguir fingi?ndose sordo, se vio obligado a contestar. Consinti? en dejar de comer mientras hablaba y dijo:
- Amigo perro, lo mejor ser? que esperes a que se despierte el amo. Entonces, ?l te dar? tu raci?n, como lo hace siempre.
El perro, viendo que nada pod?a hacer, se ech? junto al camino. No hab?a pasado mucho tiempo cuando de pronto, del bosque cerca no, sali? un lobo tambi?n hambriento, que corri? hacia el asno. Este par? espantado las orejas y grit?:
? ?Socorro, amigo perro, socorro! ?Defi?ndeme!
Pero el perro se qued? tranquilamente en donde estaba y con test? muy serio:
? Amigo asno, ?quieres un buen consejo? Espera a que despierte el amo. El sabr? defenderte, como lo hace siempre.
Y el lobo se comi? al asno.

Para que todos podamos vivir mejor, es preciso que nos ayudemos los unos a los otros

(La Fontaine)

Comentarios