Jueves, 02 de febrero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 16:00  | FABULAS
Comentarios (0)  | Enviar
Un perro mal cuidado, flaco y hambriento, dorm?a tranquilamente delante de la puerta de la casa de su amo, cuando acert? a pasar por aquel lugar el lobo. Ver al perro y pensar que pod?a hacerse con ?l una buena comilona, fue todo uno. As? es que se lanz? sobre el desdichado animalito, que se despert? con el susto que es de imaginarse.
?Lobo dijo entonces. ?De qu? podr?a servirte comerme ahora? Dentro d? unos d?as celebrar?n mis amos su boda con grandes fiestas. Entonces comer? a cuatro carrillos, me pondr? gordo y cuando t? vuelvas a pasar por aqu?, te encontrar?s con un manjar sabroso.
El lobo lo pens? un poco, y mirando al perro cuyas costillas se dibujaban debajo de la piel, decidi? que le conven?a esperar. Y sin decir m?s que ??Hasta la vuelta!?, se retir?.
Al cabo de un tiempo regres? el lobo. Pero ya no hall? al perro dormido en el umbral de la casa, sino que lo vio en el altillo del granero. Entonces le record? su promesa y le pidi? que bajara.
?Lobo ? repuso el perro ?, si otra vez me sorprendieras, ?no esperes a las bodas!

Si somos prudentes, una vez que escapamos de un peligro nos cuidaremos muy bien de volver a caer en el mismo.

(Esopo)

Comentarios