Domingo, 29 de enero de 2006
Todo tiene su raz?n de ser en el mundo: el fr?o del invierno y el calor del verano, la fuerza del viento y la calma de la atm?sfera, la luz y las sombras...
T? tambi?n tienes una raz?n de ser en la vida; tu vida tiene una misi?n, que ha de ser cumplida por ti y s?lo por ti, porque esa misi?n es personal e inalienable.
Todo tu empe?o debe consistir en llegar a conocer cu?l es esa tu misi?n, cu?l es la raz?n de ser de tu vida; Dios tiene sobre ti unos planes, que debes realizar t?; si no llegas a conocer esos planes, no los podr?s cumplir; pero, silos conoces, debes dedicarte plenamente a su realizaci?n y entonces ver?s que tu vida es plena y que has descubierto el verdadero sentido de la misma.
Busca, pues, los planes de Dios sobre ti, para que puedas cumplirlos.

Dios te ha se?alado una misi?n que cumplir y esa misi?n es personal e intransferible; si t? no la cumples, quedar? sin cumplir y en ti se frustrar?n los planes de Dios; pero ?por culpa de qui?n? ?Que permanezca cada cual tal como lo hall? la llamada de Dios? (1 Cor. 7 20). ?Os exhortamos a que viv?is de una manera digna de la vocaci?n con que hab?is sido llamados? (Ef. 4, 1).
Comentarios