Mi?rcoles, 25 de enero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 9:13  | FABULAS
Comentarios (0)  | Enviar
Viv?an las ranas d bosque en una gran charca, sin orden ni ley, y era tal la confusi?n que reinaba entre ellas por esa causa que por fin un d?a decidieron enviar un grupo de ellas ante J?piter, dios del Olimpo, para pedirle que les diera un rey.
Despu?s de escucharlas, sinti? el dios gran compasi?n ante tanta tonter?a y les prometi? complacerlas, para lo cual arroj? un le?o que cay? en la charca con gran ruido. Las ranas se espantaron ante las sacudidas del agua y huyeron enloquecidas al fondo de la charca. Pero el le?o volvi? a salir a la superficie y all? permaneci? sin moverse.
Poco a poco fueron las ranas asomando la cabeza y, ya m?s tranquilas, se acercaron al nuevo soberano. Se treparon al tronco y al ver que el rey no se molestaba por ello, fueron tomando cada vez m?s confianza y terminaron por despreciar aquel pedazo de madera, in capaz de hacerse respetar. Entonces volvieron ante J?piter.
- El rey que nos diste no tiene autoridad ? le dijeron ?. ?Da- nos otro m?s en?rgico!
Sinti? J?piter gran enojo y les envi? una culebra. Y la culebra alborot? la charca, atrap? a las ranas y las devor? sin piedad.

S?lo los hombres incapaces exigen ser gobernados por la fuerza.

(Esopo)

Comentarios