Martes, 24 de enero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 15:00  | FABULAS
Comentarios (0)  | Enviar
Hizo amistad el chivo con la zorra, y aquel, que era un poco tonto y lento para pensar, admiraba mucho a su amiga. Caminaban jun tos un d?a, cuando de pronto, sin- tiendo sed, se acercaron a un pozo para beber. Pero el pozo era profundo y se vieron obligados a bajar. Y sucedi? que cuando ya apagada la sed se sintieron satisfechos, halla ron que no era tan f?cil salir de aquel pozo. Las paredes eran lisas y resbalosas, y desde all? abajo ve?an muy lejos el borde.
? No hay que desesperarse ? dijo la zorra ?. Si apoyas las patas contra la pared, yo subir? por sobre tu lomo, trepar? luego por tus cuernos y alcanzar? la salida. Una vez afuera, te ayudar? a salir. ,
El chivo se qued? pasmado ante la inteligencia de su amiga y, sin pensarlo, hizo como aqu?lla le dec?a. As? la zorra trep? por sus cuernos y desapareci?, sin ocuparse m?s del pobre chivo. Todo cuanto hizo fue volverse al O?r las quejas para decirle:
? Si tuvieras tanto juicio como barba, no te hubieras metido en el pozo antes de saber c?mo saldr?as de ?l.

Hay que medir las consecuencias cuando se emprende una tarea.
(Esopo)

Comentarios