Lunes, 23 de enero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 15:00  | FABULAS
Comentarios (0)  | Enviar
Junto a la orilla de un r?o caminaba un asno al que su amo hab?a cargado con dos grandes bolsas de sal.
De pronto, pis? mal, resbal? en el pasto mojado y cay? al agua. El agua penetr? en las bolsas y des hizo la sal.
El asno, as? aliviado de su carga, sali? r?pidamente del r?o muy contento de sentirse tan ligero y liviano.
Poco tiempo despu?s, el mismo asno llevaba sobre su lomo una carga de esponjas. Caminaba tranquilamente cuando de pronto vio interrumpido su camino por otra corriente de agua. Entonces el asno se dijo convencido de que su razonamiento era muy inteligente:
?Esta carga pesa bastante. Si me meto en el r?o, ocurrir? lo mismo que la vez pasada y yo saldr? mucho m?s liviano que cuando entr?.
Se hundi? a prop?sito en el agua, pero en esta ocasi?n las esponjas absorbieron el l?quido y la carga fue tan pesada que por m?s esfuerzos que hizo, no pudo salir a flote y muri? ahogado.

Aunque sean parecidas las situaciones, no siempre debe obrarse del mismo modo

(Esopo)

Comentarios