S?bado, 21 de enero de 2006
Querer sin que cueste, es propio de muchos; querer aunque cueste, es s?lo de los selectos; querer por que cuesta, es de h?roes.
Un no es ?verdaderamente hombre sino cuando ya aprendi? a superarse cada d?a. Podr?a ponerse como lema: Hoy m?s que ayer, y menos que ma?ana.
Nada se hace en la vida sin sacrificio, sin esfuerzo; querer llegar a ser h?roe, a ser santo sin esfuerzo, es querer un imposible.
Al acero hay que templarlo, al oro hay que purificarlo en el crisol; al hombre hay que fortificarlo con el sacrificio; el sabio no llega a serlo sin prolongados estudios y el santo no alcanzar? la santidad sino despu?s de numerosos vencimientos.
No te desalientes si todav?a no te sientes tan perfecto como t? quisieras; lo ?nico que tienes que ha cer es seguir con tu empe?o, duplicar tu esfuerzo y tener fe: la victoria llegar?.

Si conf?as en ti, es seguro tu fracaso; si con Has en Cristo, es seguro tu ?xito; no por ti, sino por El. ?Yo he vencido al mundo? (Jn. 16, 33). ?No te dejes vencer por el mal, antes bien vence al mal con d bien? (Rom. 12, 21). ?Al vencedor le dar? a comer del ?rbol de la vida.., le dar? d man? escondido...? (Apoc. 2, 7-17).
Comentarios