Martes, 17 de enero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 15:00  | FABULAS
Comentarios (1)  | Enviar
Un pescador pescaba junto al mar. Toda la ma?ana estuvo arrojando su red, sin conseguir sacar del agua, al fin de la jornada, otra cosa que un pez muy peque?ito.
Al verlo, se sinti? muy triste porque resultaba muy poco alimento para llevar a su casa.
Pero como al fin de cuentas - el pececito era mejor que nada, lo sac? de la red para meterlo en su cesta.
? ?Por qu? no me vuelves al mar? ? le dijo el pez ?. All? crecer? y cuando sea un verdadero pez, grande y sabroso, podr?s pescar- me nuevamente. Entonces s? que servir? para tu mesa.
? ?S?? ? replic? el pescador ?. Pues a m? me parece mejor tenerte ya, tan peque?ito, cocinado en mi sart?n, que correr el riesgo de no pescarte nunca cuando seas un se?or pez.

La prudencia aconseja conservar lo que se tiene, antes que despreciarlo por la promesa de un bien mayor.

(Esopo)

Comentarios
Publicado por da-rira
Martes, 17 de enero de 2006 | 15:15
Si no conf?as en los animales, los ?nicos que pueden ofrecerte ayuda, pocas esperanzas te quedan.