Lunes, 16 de enero de 2006
Las dificultades est?n hechas para superarlas y no para dejarse superar por ellas; porque en la vida, quieras o no quieras, hallar?s no pocas dificultades. No temas los golpes de la dificultad; a veces son duros, son crueles, pero el atleta no se hace entre s?banas, sino en las pistas; el sabio no resulta de las diversiones, sino de los estudios; el santo no es fruto de contemplaciones, sino de vencimientos; el hombre no se hace entre blanduras, sino bregando con la dificultad.
Los espartanos con frecuencia azotaban a sus hijos, para hacerlos fuertes y resistentes; as? llegaron a ser aquel esforzado pueblo indomable. A latigazos de sacrificios te har?s hombre y llegar?s a ser santo.

Tu palanca ser? la oraci?n, pero tambi?n el sacrificio, que te mover? a negarte muchas cosas, y eso por amor; por amor a Dios y por amor a los hermanos. ?Sin efusi?n de sangre, no hay remisi?n? (Heb. 9, 22). Sin la muerte de Cristo no hubi?ramos nosotros gozado de la Vida, y sin tu propia inmolaci?n, sin tu palanca de sacrificio, algunos de tus hermanos no recibir?n la gracia.
La cruz no pesa cuando estamos de colores; los colores de la gracia no s?lo dan hermosura, sino sobre todo fuerza.

Comentarios
Publicado por Zolsaihan
Lunes, 16 de enero de 2006 | 9:11
La compasi?n no es un asunto de religi?n. Es un asunto humano. No es un lujo, es esencial para la supervivencia.

http://zolsaihan.blogspot.com