Viernes, 13 de enero de 2006
Publicado por Sil-Mar @ 15:00  | FABULAS
Comentarios (0)  | Enviar
Paseaba una zorra terriblemente hambrienta por el campo, y al llegar a una huerta, vio un hermoso parral que trepaba por sus sostenes junto a la casa.
Los jugosos racimos colgaban en lo alto. Verlos y hac?rsele agua la boca fue todo uno. Se acerc? nuestra zorra y dio un salto para alcanzar las uvas. No lo consigui? y volvi? a intentarlo. As? una vez, y otra, y otra.
Todo en vano: los sabrosos racimos estaban fuera de su alcance.
Cansada ya la zorra de sus esfuerzos, y comprendiendo que no le ser?a posible morder ni una uva, mir? desde?osamente a la parra y dijo:
? En verdad, no comer?a esas uvas por nada del mundo. ?Est?n muy verdes!

Muchos incapaces, cuando no pueden obtener lo que desean, fingen no tener inter?s en poseerlo.

(Esopo)

Comentarios