Lunes, 21 de noviembre de 2005
Si el hombre lleva a Dios consigo, no puede llevar lo tan oculto que no le aparezca; ese Dios ?ntimo, que penetra hasta lo m?s rec?ndito de su ser, debe salir a su exterior.
Y as? ese Dios har? que cuando el hombre tome con ciencia de las maravillas de su vida., la convierta en una vida de maravillas.
Maravillas de gracia y de amor; maravillas de generosidad y de entrega; maravillas de donaci?n y de ofrenda; maravillas de consagraci?n y de comuni?n. Comuni?n con Dios y con los dem?s hombres; comuni?n con la naturaleza y con todo el cosmos. Con ese cosmos exterior que los rodea y con ese cosmos ?ntimo que vive en su interior.
El hombre, as?, se habr? convertido en un ser de profundidad, de dimensiones m?ltiples; as? llegar? a ser el constructor de s? mismo y el hacedor de un nuevo mundo, de un nuevo estado de cosas, en el que reine el orden y la jerarquizaci?n de los valores.

?Conf?a en Yahv? de todo coraz?n y no te apoyes en tu propia inteligencia; recon?cele en todos tus caminos, y El enderezar? tus sendas... Por que Yahv? reprende a aquel a quien ama, como un padre al hijo querido? (Prov. 3, . Debes prestar atenci?n a los planes de Dios sobre ti: descubrir los y cumplirlos; nunca te arrepentir?s de ponerte en las manos de Dios.
Comentarios