Jueves, 10 de noviembre de 2005
?Conoces la canci?n de la alegr?a? Est? hecha para aquellos que se dejan abrumar por la tristeza.
Pero la canci?n te advierte sabiamente que si no encuentras la alegr?a en esta tierra, b?scala m?s all? de las estrellas.
Si en tu camino s?lo existe la tristeza y el llanto amargo de la soledad completa, canta la canci?n de la alegr?a, b?scala sobre tu cabeza, en lo alto de los cielos.
El que espera un nuevo d?a m?s lleno de sol, m?s di?fano y puro, no podr? menos que entonar la canci?n alegre del que espera la felicidad, por mas que en estos momentos deba sufrir el peso del camino.
Sue?a cantando, vive no tanto so?ando cuanto pregustando el nuevo d?a, el nuevo sol, la nueva vida; si la m?sica espanta las penas, y el canto hace olvidar la tristeza, la alegr?a de tu esp?ritu producir? en ti mayor optimismo y te comunicar? mayores deseos de vivir.

"Mientras toda la imaginaci?n fracasa ante la muerte, la Iglesia, aleccionada por la Revelaci?n divina, afirma que el hombre ha sido creado por Dios para un destino feliz, situado m?s all? de las fronteras de la miseria terrestre" (GS, 18). Esta esperanza en un m?s all? feliz no inhibe al cristiano para que asuma su responsabilidad del presente, matiza su presente con una energ?a desconocida para el que no tiene fe.
Comentarios