S?bado, 22 de octubre de 2005
Te quejas de que te sientes solo y es que no has llegado a descubrir los secretos de la soledad.
Soledad no es la de los picos nevados de nuestros Andes; ni la de la pampa dilatada e infinita; ni la del arenal del desierto; ni la de las grandes cascadas de aguas, que rompen el silencio con el trueno siempre tenso del quebrar de sus aguas.
La soledad es m?s bien el silencio pac?fico, el atardecer sereno, el retiro del bullicio; y todo eso puede serte ocasi?n de que te acerques m?s a Dios.
Porque donde hay mucho ruido, no es f?cil reconocer la voz de Dios; ya que la voz de Dios es muy suave; es preciso hacer silencio a nuestro alrededor, para poder captarla.
La soledad podr? hacerte conocer a ti mismo, desde el momento que penetrar?s en ti, en tu interior, en tu propia conciencia y ver?s tu propia vida.
Soledad no es peso; es alivio . No es tortura, es paz.

"Una voz exclama: En d desierto abrid camino a Yahv?, trazad en la estepa una calzada recta a nuestro Dios" (Is . 40, 3). "Por eso yo la voy a seducir, la llevar? al desierto y hablar? a su coraz?n" (Oseas 2, 16). Muchas veces la voz de Dios solamente se la puede escuchar en el silencio y en la oraci?n.
Comentarios