Lunes, 03 de octubre de 2005
No basta reflexionar en las relaciones entre hacer y ser; necesitamos tambi?n analizar la interrelaci?n entre "tener" y "ser".
Indudablemente, hoy se valora m?s al que "tiene" que al que "es"; en la escala de valores el tener est? por encima del ser.
Sin embargo, el hecho de tener m?s o menos, no cambia fundamentalmente al ser, que sigue siendo sustancialmente el mismo. No podr? enorgullecerme de tener, si este tener no me sirve para ser mas y mejor.
En efecto, el tener, en tanto tiene valor, en cuanto me sirve como medio e instrumento para ser m?s, para realizarme m?s, para perfeccionarme m?s, es un medio; debe ser un medio y no un fin.
El tener comporta un verdadero valor, pero siempre que no se lo desubique de la l?nea de la instrumentalidad.

"No os fi?is de la opresi?n, no os ilusion?is con la rapi?a; a las riquezas, cuando aumenten, no apegu?is el coraz?n" (Salmo 62, 1 1). No est? el hombre para las riquezas, sino ?stas para el hombre; no debe ser esclavo el hombre, sino esclavas las riquezas; no son malas, no deben tomarse como malas, pues tambi?n los bienes de la tierra son bienes de Dios, puestos en las manos del hombre para su perfeccionamiento; pero cuando en lugar de servir para ese fin, se convierten en obst?culo, ya son algo malo. ?Tienes pegado tu coraz?n?
Comentarios