Mi?rcoles, 28 de septiembre de 2005
Es bueno so?ar, pero no es bueno so?ar tanto, que nunca despertemos del sue?o; es bueno caminar en la vida, mirando a las estrellas, pero no es bueno que no nos fijemos d?nde posamos los pies, al caminar.
Es bueno fijarse una meta en lontananza, hacia don de nos dirijamos, pero no es bueno que nos despreocupemos de lo que sucede a nuestro alrededor.
Es bueno querer mejorar a todos, pero es mejor comenzar por mejorarse a s? mismo. Es bueno querer hacer obras de relieve, pero quiz? sea mejor acariciar la cabecita de ese ni?o que todos los d?as encontramos en la puerta de nuestro negocio.
Es bueno pronunciar discursos o arengas ante multitudes, pero quiz? debamos comenzar por hablar fugaces minutos con el cartero, o el lechero, o con el lustrabotas que da brillo a nuestros zapatos.

"El que es fiel en lo m?nimo, lo es tambi?n en lo mucho y el que es injusto en lo m?nimo, tambi?n lo es en lo mucho" (Lc. 16, 10). En las cosas menores es donde se manifiesta el amor; las cosas peque?as son las que se ofrecen a diario y en las que debes vivir tu amor al Se?or.
Comentarios