Lunes, 26 de septiembre de 2005
El ?xito o el fracaso de cualquier misi?n espacial puede depender de presionar un botoncito insignifican te, o de hacerlo un minuto antes y no en el preciso momento.
T? eres el botoncito sumamente peque?o en el macrocosmos; pero el hecho de que ese macrocosmos de la humanidad se sienta mejor y se perfeccione, puede muy bien depender del microcosmos de tu propia vida.
Si t? fracasas, podr? fracasar toda una legi?n de hombres que presupon?an el ?xito tuyo personal; si t? fracasas, habr?s privado a toda la comunidad de la fuerza y el vigor que de por s? comunica el ?xito.
Pero si el ?xito no depende de ti, si fracasas, no por haber retaceado tu empe?o, sino por causas ajenas a tu voluntad, no te desalientes; ser? Dios el que suplir? lo que t? no supiste poner, lo que no alcanzas te a hacer.

"Poderoso eres, Yahv?, tu lealtad re circunde... Tuvo es el cielo, tuya tambi?n la tierra; el orbe y cuanto encierra T? creaste... Tuvo es el brazo y su bravura, poderosa tu mano, sublime tu derecha" (Salmo 89, 9-14). ?Cu?ntos motivos para confiar en Dios! ?El mayor pecado que puedes cometer es des confiar del poder y de la bondad de Dios!
Comentarios