Martes, 20 de septiembre de 2005
Tu vida es muy variada; a veces hasta divertida. Unas veces te rodear?n de atenciones; otras se olvidar?n de ti.
Unas veces oir?s a tu lado alabanzas hasta inmerecidas y otras veces llegar?n a tus o?dos cr?ticas y murmuraciones de tu modo de proceder.
Un d?a apreciar?n tus valores y al d?a siguiente no tendr?n en cuenta tus m?ritos. Un d?a ser?s el preferido y al d?a siguiente habr?s ca?do en desgracia de todos.
No debes dejarte engre?r los primeros d?as, ni debes dejarte aplastar los segundos. No te auto-valorices, pero tampoco te subestimes.
Sonr?e a todo y a todos; y sonr?e siempre, todos los d?as, tanto los d?as de triunfo, como los de fracaso.
Todo puede y debe servirte para tu perfeccionamiento.

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Se?or Jesucristo, quien por su gran misericordia, mediante la resurrecci?n de Jesucristo de entre los muertos, nos ha reengendrado a una esperanza viva" (1 Pe. 1,3). Nuestra esperanza est? en Cristo; as? como El venci? al mundo, as? tambi?n nosotros lo venceremos.
Comentarios