Domingo, 18 de septiembre de 2005
Un d?a m?s pasado en la virtud y un paso m?s hacia Dios.
Cuando escuch? esa frase, hab?a tenido un d?a lleno de amarguras, de dificultades de todo g?nero, de pruebas ?ntimas y obst?culos exteriores.
Pero me hab?a esforzado por permanecer fiel a mi conciencia, a mis convicciones, a mi deber.
Por eso, cuando escuch? esa frase: "Un d?a m?s en la virtud es un paso m?s hacia Dios", no pude me nos de sentir la sensaci?n suave de la caricia de Dios a mi esp?ritu.
Y las penas se disiparon, la turbaci?n se seren?, la amargura se endulz? y la intranquilidad se calm?.
Porque acercarse a Dios es todo eso: serenidad, dulzura, paz.

"Todo el que tiene esperanza en El, se purifica a s? mismo; como El, es puro. Todo d que comete pecado, quebranta tambi?n la ley, pues el pecado es quebrantamiento de la ley. Y sab?is que El se manifest? para evitar los pecados y en El no hay pecado. Todo el que permanece en El, no peca" (1 Jn. 3, 3-6).
Comentarios