S?bado, 10 de septiembre de 2005
Cualquier actuaci?n en tu vida tiene una gran importancia, tanto para ti, como para todos los hombres.
Si en tal o cual ocasi?n no procedes mal, el mundo se sentir? un poco menos malo; y esto por ti.
Si en otra oportunidad procedes con rectitud y honradez, el mundo se sentir? algo m?s bueno; y esto por ti.
De ti depende que el mal aumente en el mundo, o, por el contrario, crezca el bien; que el mundo siga enfermo, o sane de sus males.
Que el mundo se sienta m?s desdichado o m?s feliz. Todo depende de ti.
No hables tanto, no critiques tanto, no te amargues tanto; obra m?s y obra mejor y tu acci?n ser? positiva.
No siembres cardos de pesimismos; esparce semillas de bondad.

"Todos los bautizados en Cristo, os hab?is re vestido de Cristo... ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jes?s" ( 3, 27-28). Cristo es el que unifica, el que hace que los hermanos seamos uno, que todos rengamos un solo bautismo y una sola fe, un solo Cuerpo y un solo Amor. Cristo es el principio de la unidad; por tanto, cuando nos falta unidad, es porque nos est? faltando Cristo.
Comentarios