Mi?rcoles, 07 de septiembre de 2005
Cu?ntas veces el origen de tus preocupaciones es que piensas demasiado en lo que te queda por hacer.
Quiz? sea mejor que pienses un poquito m?s en lo que est?s haciendo y algo menos en lo que te falta por hacer.
Que vivas con mayor intensidad el momento presente de tu vida y no te angusties tanto por el momento que ha de venir; no sabes ni c?mo vendr?, ni cu?ndo vendr?, ni simplemente si vendr?.
Preoc?pate, m?s bien, porque el momento presente lo vivas en todos sus detalles con toda rectitud.
Todos los detalles no rectos de tu vida, en la muerte, muerte te han de inspirar.

"Los laicos, incluso cuando est?n ocupados en los cuidados temporales, pueden y deben des plegar una actividad muy valiosa en orden a la evangelizaci?n del mundo... Por ello, ded?quense los laicos a un conocimiento m?s profundo de la verdad revelada y pidan a Dios con instancia el don de la sabidur?a" (LG, 35).
El ?nimo es juvenil, se pisa el respeto humano; y es f?cil llegar al fin tomados de nuestro hermano.

Comentarios