Lunes, 05 de septiembre de 2005
No dudo de que en algunas oportunidades de tu vida, ante un fracaso, se habr? escapado de tus labios aquella frase:
"? Hice todo lo que pude!"
Sin embargo, nos dicen los psic?logos que son muy escasas las personas que hacen todo lo que pueden hacer.
Puede resultar una verdadera escapatoria el pensar que hemos hecho cuanto pod?amos hacer; una escapatoria para tranquilizar nuestra conciencia.
Cuando a aquel santo le preguntaron qu? har?a si volviera a empezar su vida, pudo responder con verdad:
"Lo mismo que he hecho hasta ahora". ?Podr?as t? afirmar lo mismo con toda honestidad? Vamos a ver si ma?ana haces algo m?s que hoy. O al menos lo haces mejor que hoy.

"Todo lo puedo en Aquel queme conforta"
(FIp. 4, 13). Ya sabes muy bien que t? solo nada puedes hacer: "Sin M?, nada pod?is hacer" (Jn. 15, 5). Pero que con Cristo, eres mayor?a aplastante; Cristo siempre est? a tu lado, siempre dispuesto a ayudarte, siempre tendi?ndote la mano; basta que t? aceptes esa mano, la busques cuando ?a necesites, la aprietes cuando te sientas desfallecer.

Comentarios