Mi?rcoles, 31 de agosto de 2005
La angustia y la desesperaci?n invade a muchos hombres de hoy; fruto de ello es el af?n de tanta gente que busca analizarse por el psiquiatra, siendo as? que lo que esa gente necesita es su autoan?lisis, el poner se frente a la conciencia y a la propia vida.
Y la angustia viene por no ver en el horizonte una orientaci?n para la vida; y la desesperaci?n se apodera del hombre cuando ?ste ve que el horizonte se acerca y, sin embargo, no se le vio sentido al camino re corrido hasta ?l.
En cambio, la paz y la tranquilidad comienzan a invadir al hombre cuando ?ste se siente ubicado en la vida, cuando conoce con ?ntima claridad los tres b?sicos puntos de la vida humana: sabe de d?nde viene, ad?nde va y por d?nde debe ir.
Un principio, un origen; un fin o t?rmino y un camino por recorrer; cada paso dado en la vida de ese hombre es un acercarse a la luz, al t?rmino, que es victoria y felicidad, a la fuente de todo bien, que es Dios.

"Las personas y los grupos sociales est?n sedientos de una vida plena y de una vida libre, digna del hombre, poniendo a su servicio las inmensas posibilidades que les ofrece d mundo actual" (GS, 9). Cada uno de los cristianos ha de ser un agente de la consecuci?n de la plenitud de esa vida, sabiendo que el hombre debe aspirar a la Vida de la Gracia.
Comentarios