Mi?rcoles, 31 de agosto de 2005
F?jate cu?nta prudencia hay en estos consejos de un hombre de edad para los que quieren que su vida sea desdichada: no tienen m?s que hacer lo que sigue y pronto lo conseguir?n.
Habla siempre de ti mismo y critica siempre a los dem?s.
Trata de que la palabra ?Yo? no se caiga apenas de tus labios.
Presta bien tu atenci?n a lo que los dem?s dicen de ti.
Espera ser apreciado y haz lo que puedas para serlo.
Busca siempre divertirte y pasarla lo mejor posible.
Elude tus deberes siempre que puedas, siempre que para cumplirlos debas hacer alg?n sacrificio; busca siempre el camino m?s f?cil.
Haz lo menos que puedas en favor de los dem?s. Amate a ti mismo en grado superlativo, olvid?ndote de los otros; s? ego?sta y no mires silos dem?s pueden sufrir por tus actitudes.
Haz todo esto y te doy mi palabra de que muy pronto tu vida ser? hondamente infeliz y desdichada.
Receta infalible y garantizada.

"Revest?os todos de humildad en vuestras mutuas relaciones, pues Dios resiste a los soberbios y da su grada a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que llegada la ocasi?n os ensalce; confiadle todas vuestras preocupaciones, pues El cuida de vosotros" (1 Pe. 5, 5-7).
Comentarios