Viernes, 19 de agosto de 2005
Puede parecer algo artificial, pero no deja de tener su mucha raz?n: las trilog?as, que al fin pueden ser s?mbolos de la Trinidad.
Tres cosas debemos ser: puros, justos y honrados. Tres cosas debemos tener: valor, afecto y amabilidad.
Tres cosas debemos dar: limosna al necesitado, con suelo al triste, y estima a quien la merece.
Tres cosas debemos amar: la sabidur?a, la virtud y la inocencia.
Tres cosas debemos ensalzar: la frugalidad, la laboriosidad y la presteza.
Tres cosas debemos despreciar: la crueldad, la arrogancia y la ingratitud.
Tres cosas debemos lograr: la bondad de coraz?n la integridad de nuestros prop?sitos y la alegr?a.
Si a eso a?ades las bienaventuranzas, habr?s duplicado su m?rito.

"Paso de una sombra es el tiempo que vivimos, la muerte no torna sobre sus pasos, una vez puesto el sello, nadie regresa" (Sa 2, 5). Es prudente aprovechar el tiempo que Dios nos concede, para la pr?ctica del bien; porque, si todo pasa, el bien que hagamos no pasar?.
Comentarios