Domingo, 07 de agosto de 2005
La vida humana, fuera de pocas excepciones, se en cierra en dos cifras solas. La vida del mundo se expresar? quiz? en cinco cifras.
?Y la eternidad? ?Cu?ntas cifras representa? V?yanse a?adiendo cifras desde aqu? a la estrella m?s aleja da... L?ase, si es posible, esa cantidad... y aun entonces, ?qu? poco nos habremos acercado a la eternidad!
?La eternidad no tiene cifras!
La vida no es m?s que el pr?logo del libro de la eternidad; no interesa tanto el pr?logo, cuanto el libro.
Pero es cierto que el pr?logo ya nos puede adelantar la idea del libro; de ah? la importancia de una vida honesta y santa.
La vida nos ha sido dada para buscar a Dios. La muerte, para encontrarlo. La eternidad, para poseerlo.
Si logro alcanzar eso, mi vida habr? sido digna de ser vivida; de otra forma la habr? malgastado, la habr? perdido.
.
"Al?grense los que a ti se acogen, albor?cense por siempre; t? los proteges, en ti exultan los que aman tu Nombre" (Salmo 5, 12). Ciertamente ha de ser motivo de alegr?a para ti el saber que amas el Nombre del Se?or y que El te espera, a fin de re compensarte para siempre, por toda la eternidad.
Comentarios