Martes, 26 de julio de 2005
?Conoce usted alg?n libro de recetas culinarias? De seguro que al menos en alguna revista habr? hojeado, como por curiosidad, algunas de esas recetas.
?Desea que le presente una receta original? La escribi? un sabio y prudente autor de esta forma:
"Tome una gran cantidad de alegr?a y d?jela hervir a fuego lento, sin parar. P?ngale un taz?n bien lleno de leche de la bondad y enseguida agregue una medida completa de consideraci?n y respeto hacia los dem?s.
Mezcle con esos ingredientes una cucharada de comprensi?n; pero una buena cucharada, no una de caf?, sino sopera; si pone un cuchar?n, la receta no se estropear?, m?s bien ganar?.
Sazone todo eso con abundante caridad; desparr?mela bien por todo el conjunto de horas, tiempos y personas.
Mezcle todo perfectamente y enseguida con todo cuidado ci?rnalo por un colador, para eliminar cualquier part?cula de ego?smo. Para servirlo, s?rvalo con abundante salsa de amor. Es exquisito y cautivador".

"Cristo es quien nos revela que Dios es amor, a la vez que nos ense?a que la ley fundamental de la perfecci?n humana, y por tanto de la transformaci?n del mundo, es el mandamiento nuevo del amor. As? pues, a los que creen en la ley de la caridad divina les da la certeza de que abrir a todos los hombres los caminos del amor y esforzarse por instaurar la fraternidad universal, no son cosas in?tiles"(GS, 38).
Comentarios