Jueves, 14 de julio de 2005
JULIO 14

Dice la Biblia que el creyente debe dejar las cosas de aqu? abajo y buscar m?s bien las cosas de arriba.
Cosas de aqu? abajo: dinero, erotismo, lujo, maldad, deseo de poder, ego?smo de toda forma, en los individuos y en los grupos...
Cosas de arriba: simplicidad de vida, desinter?s, don de s?, verdadero amor, alegr?a, paz, vivir en Dios y por Dios.
Decirse creyente y vivir "como todo el mundo", pactar con el dinero, la impureza, la deshonestidad, el orgullo, es mentir a Dios, es mentirse a s? mismo, a la propia conciencia y es mentir a los dem?s, que piensan que nosotros somos verdaderos creyentes, porque nos confesamos tales.
Es decir, el creyente no-creyente, el creyente que no vive su fe, es peor y hace m?s da?o a la fe, que el que a s? mismo se dice no-creyente.
Por ser creyente debes manifestar al mundo, con tus palabras y con tu testimonio de vida, que Dios es Amor.

"Recibir?is la fuerza del Esp?ritu Santo, que vendr? sobre vosotros y ser?is mis testigos en Jerusal?n, en toda Judea y Samar?a y hasta los confines de la tierra" (1-Iechos 1, 8). No olvides ni un solo momento, que debes ser testigo de Cristo y de su Evangelio.
Comentarios