Martes, 21 de junio de 2005
Ser?a desastroso no entender bien en qu? consiste la verdadera libertad. La libertad es la facultad que Dios nos ha dado de elecci?n y determinaci?n, para que entregados al bien, en ?l nos perfeccionemos, forjando en ?l nuestra felicidad.
Por eso la obediencia a Dios es el ejercicio de la verdadera libertad, pues nuestra libertad no es otra cosa que una participaci?n de la misma libertad de Dios.
La verdadera raz?n de ser de nuestra libertad, es la conquista del bien. Por eso nuestra libertad no puede correr por cauces de locos caprichos o pasiones ego?stas y humillantes.
Una cosa es la libertad y otra el abuso de la libertad, que engendra el libertinaje; si la libertad es algo muy bueno, el libertinaje es muy malo y pernicioso; no confundamos las cosas; la medicina con el veneno.

"Para ser libres nos libert? Cristo; manteneos, pues, firmes y no os dej?is oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud... Porque hab?is sido llamados a la libertad; s?lo que no tom?is de esa libertad pretexto para la carne" (G?l 5, 1-13). La esclavitud del pecado es la que el Se?or nos ha eliminado, d?ndonos la libertad de la gracia; ?sta es la verdadera liberaci?n, base de toda otra liberaci?n. No queramos volver al pecado, para no volver a ser esclavos.
Comentarios