Viernes, 10 de junio de 2005
Amar es decidirse a servir, porque servir es la exigencia imperiosa de la din?mica del amor; por eso es f?cil descubrir, sin temor a enga?arnos, si amamos de veras o si somos falsos en nuestras protestas de amor.
Cuando uno se cansa de servir es porque se ha cansado de amar; cuando uno deja de amar es porque previamente ha dejado de servir. Quieres seguir amando, aumentando tu amor> No cejes en tu actitud de servicio; pero ten presente que si debes amar a todos, porque ?se es el primer precepto de la Ley, quiere decir que has de estar en disposici?n de servir a todos; a todos sin excepci?n, porque a todos debes amar, a todos est?s obligado a amar.
No te decepcione el amor; si te decepciona, examina con detenci?n y sinceridad si primero t? no decepcionaste en el servicio de tu pr?jimo.

"Vuestra caridad sea sin fingimiento... am?ndoos cordialmente los unos a los otros; estimando en m?s cada uno a los dem?s, con un celo sin negligencias, con esp?ritu fervoroso; sirviendo a! Se?or con la alegr?a de la esperanza... compartiendo las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad" Rom. 12, 9-13).
Comentarios