Martes, 07 de junio de 2005
El mundo de hoy est? exigiendo hombres que tengan la honestidad y el coraje de comprometerse; comprometerse supone ambas cosas: honestidad, porque el compromiso es una posici?n exigitiva de la fe; coraje, porque es preciso atenerse a las consecuencias del compromiso, que surge de la fe.
Luchar por esa profunda renovaci?n interior, que fortalece y templa, para producir cambio en el ambiente donde actuamos. Prestarle a Cristo nuestros brazos, nuestras acciones,. nuestra personalidad, nuestra presencia en el mundo.
Tener respuestas concretas, actuales, a las preguntas m?s candentes que nos formulen. Si se refieren a Dios y nos callamos, es porque no profundizamos nuestra fe; y si se refieren al mundo en que vivimos y no exponemos nuestros convencimientos personales, es porque somos indiferentes a la realidad que t?os circunda. Comprometerse es tener siempre coraje, decisi?n, convencimiento y fe.

"Muchos viven como enemigos de la cruz de Cristo, cuyo final es la perdici?n... que no piensan m?s que en las cosas de la tierra. Pero nosotros somos ciudadanas del cielo, de donde esperamos como Salvador al Se?or Jesucristo" (Flp. 3, 18-20).El materialismo es el peor enemigo del hombre moderno, la preocupaci?n excesiva por las cosas de aqu? abajo, con detrimento de las cosas de arriba.
Comentarios