Lunes, 23 de mayo de 2005
He aqu? cu?les son los caminos del Se?or, descritos por un soldado:
"Ped? a Dios fuerza, para poder realizar; fui tornado d?bil, para poder aprender a obedecer humildemente.
Ped? auxilio, para poder hacer cosas mayores; tuve dolor, para poder hacer cosas mejores.
Ped? riquezas, para poder ser feliz; tuve pobreza, para poder ser sabio.
Ped? todas las cosas, para poder aprovechar la vida; tuve la vida, para poder aprovechar todas las cosas.
Nada tuve de lo que ped?; mas tuve todo cuanto esper?.
A pesar de m?, mis ruegos fueron atendidos; yo soy, entre todos los hombres, el m?s ricamente obsequiado".
No pocas veces se nos niega lo que pedimos, no por el af?n de negarnos, sino porque no conviene que se nos conceda lo que pedimos y, en cambio, se nos da lo que no hemos pedido, no porque no lo hayamos pedido, sino porque eso es precisamente lo que necesitamos.

"Mirad qu? amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ?lo somos! El mundo no nos conoce, porque no le conoci? a El. Queridos, ahora somos hijos de Dios y a?n no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que cuando se nos manifieste, seremos semejantes a El" (I Jn. 3, 2).
Comentarios