Mi?rcoles, 18 de mayo de 2005
"Felices los que son perseguidos por practica la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los cielos".
No ser? los mismo "ser perseguidos por la justicia" que "ser perseguidos por practicar la justicia".
A diario se nos presentan cien y mil ocasiones de practicar la justicia; siempre que cumplimos con un deber para con nuestros pr?jimos, estamos haciendo un acto de justicia, reconociendo su derecho y respet?ndolo; siempre que somos fieles a nuestra conciencia, estamos siendo justos y practicando la justicia, pues no hay mayor mal que podamos hacer a los dem?s que ser infieles a nuestros compromisos o a nuestras obligaciones.
Respetemos las leyes, respetemos los reglamentos, respetemos las costumbres sanas; toso eso redundar? en bien com?n, aunque a primera vista parezca que alguno pueda padecer alguna consecuencia de nuestra fidelidad al deber.

"Convert?os, porque el Reino de los cielos est? cerca. Esto es lo anunciado por el profeta Isa?as, cuando dice "Voz que clama en el desierto: preparad el camino del Se?or, rectificad sus sendas" (Mt. 3, 3). Lo torcido no es Dios: los torcido en la intenciones, en los sentimientos, en las obras; solamente lo recto lleva a Dios.
Comentarios