Domingo, 01 de mayo de 2005
?Te gusta mucho hablar de ti mismo? ?Por qu? ser?? Quiz? porque est?s convencido de que vales mucho y quieres que los dem?s tambi?n reconozcan tu valer; y esto es vanidad y orgullo.
Quiz? porque piensas que los dem?s no reconocen tus m?ritos; y si los dem?s no lo reconocen quiz? sea porque en realidad esos m?ritos no son tan reales como a ti te parecen.
?A los dem?s les gusta o?rte hablar de ti mismo? Si no les agrada, ?por qu? ser?? ?No ser? porque cuando hablas de ti mismo lo haces disminuyendo a los dem?s? O, si no los diminuyes, ?no ser? porque no siquiera los tienes en cuenta? Y ?sa es una manera muy sutil de disminuirlos; y, si los disminuyes de una o otra forma, ?puedes extra?arte de que no les guste o?rte hablar de ti mismo?
Si realmente vales, si tienes m?rito y cualidades, no te preocupes, no es necesario que hables de ti; yacer?n lo que eres y o que vales; si no lo ven, no por eso disminuir? tu m?rito o se perder? tu valer. Basta que te vea Dios y que te valore Dios.

"Convi?rtete Al Se?or y deja tus pecados, suplica ante su faz y quita los obst?culos: vu?lvete al Alt?simo y ap?rtate de la injusticia, odia con toda el alma la abominaci?n" (Ecli. 17, 25-26). Dios es quien te sacar? de las tinieblas, para guiarte a la luz de la salvaci?n.
Comentarios