Viernes, 29 de abril de 2005
Aqu? tienes tres metas que puedes proponerte para tu acci?n diaria; luego no me digas que no sabes qu? hacer, cuando te propones hacer algo bueno: no enojarte, no enojar a los otros, deshacer los enojos de los dem?s.
No enojarte t? por peque?as o grandes cosas, por sucesos sin relieve o de proporciones llamativas; no enojarte con tus familiares, o con las personas con las que diariamente debes encontrarte o tratar.
No hacer enojar a los otros: no darles motivo de enojo, de disgustos; no hacer lo que sabes que a ellos les disgusta o les puede ser causa de enojo; no ponerles en tales circunstancias, que ellos deban hacer esfuerzos para conservar su calma interior.
Deshacer los enojos de los dem?s: cuando veas que alguien est? impaciente, ponle un poco de tu paciencia; cuando alguien necesita ser calmado, dale tu palabra de paz y serenidad; cuando alguno se extralimita en sus apreciaciones o expresiones o actitudes, pon t? la cuota de serenidad, de calma, de paz y de amor.
Tres metas: magn?fico plan de acci?n apost?lica.

"Bienaventurados los mansos, porque ellos poseer?n en herencia la tierra" (Mat. 5, 4). "Aprended de M? que soy manso y humilde de coraz?n y hallar?is descanso para vuestra almas" (MT. 11, 29).
Comentarios