Domingo, 10 de abril de 2005
Publicado por Sil-Mar @ 4:30  | ACTUALIDAD
Comentarios (0)  | Enviar
HOMENAJE A JUAN PABLO II

fotos.miarroba.com

La buena muerte

Morir con las botas puestas, llevando el propio combate hasta el final, manteniendo la actividad hasta donde el cuerpo aguante.

Eso ha sido una lecci?n para todos, especialmente en tiempos de general renuncia

Envejecer bien ostensiblemente, mostrando al mundo el dolor de unas piernas renqueantes, de una espalda encorvada, de unas mand?bulas fragilizadas, de una voz tr?mula.

Eso ha sido una lecci?n para una sociedad obsesionada por la t?pica juventud y por la elemental belleza del canon publicitario.

Enfermar sin tapujos, caer en el lecho con la determinaci?n de no ocultarlo, soportar la decrepitud y la degeneraci?n f?sicas con la convicci?n de que todo esto tambi?n forma parte de la existencia.

Eso ha sido una lecci?n para una sociedad obsesionada por la salud, incapaz de entender la dignidad de la vida al margen de la tecnolog?a cl?nica.

Eso ha sido una lecci?n para una sociedad obsesionada por la salud, incapaz de entender la dignidad de la vida al margen de la tecnolog?a cl?nica.

Eso ha sido sencillamente envidiable.

Si hay una idea de la "muerte digna", la del Papa lo ha sido en grado supremo.

Porque ha sido una muerte pintada con los colores que componen la sustancia misma de la vida: la voluntad, el dolor, el amor, la fragilidad, la finitud, la determinaci?n de quedar...

He ah? la buena muerte.

Descanse en paz
Juan Pablo II.


Autor del texto: Jos? Javier Esparza

Comentarios